¡Relájate, mujer! Si es que estás obsesionada…

¿Cuántas veces? ¿Cuántos miles de millones de veces te han dicho esto? ¿O lo has pensado tú misma? Porque a lo mejor eres de las mías y apenas compartes tu obsesión, tu tortura cotidiana… ¿Cuántas veces te han soltado esta soberana estupidez para justificar, quizás, el fracaso de tus desvelos para ser madre?

Si es que no piensas en otra cosa…

Pues desde aquí yo quiero alentarte a que no desfallezcas en tu fijación, que no hagas ni caso a quien pretende culpabilizarte y que pases cien pueblos de los agoreros que te garantizan que es el estrés el culpable de que no te quedes embarazada.

Ja.

¡Obsesiónate! ¿Cómo no vas a hacerlo cuando es seguramente lo que más te ha importado nunca?

Obsesiónate lo que te dé la real gana.

Personalmente estoy convencida de que el camino hacia el éxito en la reproducción asistida o en un proceso de adopción tiene muchísimo que ver con la cabezonería.

Pero dicho todo lo anterior… no sufras. O, más bien, intenta no sufrir de más. No torturarte anticipando nada, no flagelarte pensando que todas habrán de conseguirlo menos tú.

Yo, que siempre he sido persona de ‘sprints’, de grandes esfuerzos concentrados, he visto que esto es una súpermaraton y que a veces hay que parar, quizás muy brevemente, para repostar o para coger aire… Y a seguir corriendo.

Obsesiónate cuanto gustes pero no agonices. No te rompas tú sola por exceso de tensión porque, si no tienes mucha mucha suerte, es probable que vivas esto como una prueba de resistencia. Y a ti no hay quien te rompa, chata…

Ya suficiente desgastan las innumerables visitas, los recuentos de folículos, los puregones, los estradioles descarriados… como para hacerse muchas pajas mentales… Las pajas -y no hablo de las malrolleras- mejor dedícaselas a tu cónyuge/esposo/compañero… que seguro que él y sus espermatozoides te lo agradecerán con alegría y vigor.

Nota empollona. La revista Human Reproduction publicó en 1996 un estudio de la Universidad de Rotterdam que probaba que la calidad (tú me entiendes) del estímulo sexual durante la masturbación se relacionaba directamente con la calidad de la muestra seminal obtenida.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s